El tren de la vida

Reflexión adaptada por Conrado Grandville.

Nuestra vida se asemeja a un viaje en tren con sus estaciones, sus cambios de vías, sus averías, accidentes,etc.

Al nacer subimos al tren de la vida y nos encontramos con nuestros padres y creemos que siempre viajaran a nuestro lado dándonos su cobijo y amor irreemplazable, pero por ley de vida, en alguna estación, uno antes otro después, ellos se bajaran para siempre dejándonos solos en el viaje. De la misma forma se subirán otros seres, que serán muy significativos en nuestro viaje: Nuestros hermanos, amigos, nuestra pareja, hijos y algunas mascotas que marcarán nuestro corazón. Muchos bajarán porque cambiarán de tren o porque terminen su viaje para siempre dejando un vacío profundo y permanente en nosotros. Otros pasarán tan desapercibidos en el viaje, que ni nos daremos cuenta cuando dejen libres sus asientos! Otros nos harán tanto daño que desearemos que cambiasen de vagón para no verles nunca más.

 

En este viaje, muchos “viajan por viajar” porque están en el tren. Otros pesimistas  no le encontrarán sentido a este viaje. Pero otros serán felices de estar en el tren y serán de gran ayuda y beneficio a todos los pasajeros que estén con ellos. Este viaje estará lleno de alegrías, tristezas, fantasías, desafíos, encuentros y despedidas. El ser humano de buen corazón o una persona abierta a lo espiritual, sana y equilibrada tendrá una buena relación con todos los pasajeros y será de gran bendición para todos. La felicidad consiste ¡en dar lo mejor de nosotros, hagamos lo que hagamos!  y en no dejarnos atrapar y fanatizar con las ansias del poder y del dinero… haciendo locuras sin escrúpulos por conseguirlos.  Esta locura por dominar, por tener poder y dinero no tienen sentido porque la realidad de este viaje es que no será eterno, además no sabemos en que estación bajaremos nosotros o nuestros mejores amigos, por eso, lo más sabio y sano es vivir sabiendo amar, perdonar, comprender  y ofrecer lo mejor de nosotros... Así, cuando llegue el momento de desembarcar y quede nuestro asiento vacío, dejemos un buen ejemplo de vida y un recuerdo inolvidable a los que continúan viajando en el tren de la vida, sean nuestros hijos, nuestra familia, amigos, clientes, compañeros de trabajo…. El mejor equipaje que podemos dejarles a los que quedan, serán los beneficios humanos y morales que dejemos en el tren. Jesús dijo: "Más alegría produce dar que recibir”. Hechos 20:35 

Dar más que recibir reproduce el carácter de Cristo.

Yo personalmente, en el tren de la vida he vivido muchas alegrías y tristezas… pero hablando más específicamente del tema que nos une a ti y a mi en este viaje, que son las mascotas o los animales,  te confieso que hubo una pastora alemana, que se llamó Lara que “apareció misteriosamente” en mi vida. Estuvo 10 años inseparablemente viajando en el tren de la vida a mi lado. Me enseñó a vivir, comprender y respetar al “mundo animal”. Fuimos grandes amigos y en el tren de la vida compartimos muchísimas experiencias. Cuando ella estaba a mi lado, no me daba cuenta lo que ella representaba para mi en mi viaje… hasta que un día llegó inesperadamente su estación final. El tren siguió su viaje, pero dejó un vacío inexplicable y un recuerdo y enseñanza inolvidable en mi vida: “El amor y respeto por la naturaleza y los animales”. Por eso, en memoria de Lara, y del “equipaje” que me dejó a mí y a todas vuestras mascotas,  hemos “bautizado” a nuestro trabajo con Luposan y Markus-Mühle  España con el título de  “Huellas de Lara”.

A ti cliente y amigo de Luposan, Markus-Mühle y de “Huellas de Lara” te deseo que tu viaje para el año 2015 sea sano y armonioso, cosechando éxitos en tu vida y dando mucho amor y respeto a la naturaleza y a nuestras mascotas o animalitos que nos dan tanto amor y fidelidad y que dependen de nosotros en todo. Te doy las gracias por ser pasajero y compañero de viaje en el “tren de la vida mascotero”.

Únete y luchemos juntos más en el 2015 contra los maltratos a los  animales, contra la falta de respeto y amor por la naturaleza y los animales. Levantemos la voz contra la industrialización masiva del comercio de los animales y la manipulación por todas partes de la palabra “Natural, Ecológico o Bio”. Luchemos por un mundo libre de   torturas con animales como espectáculo de diversión!  “Maduremos más hacia un verdadero ser humano creado a la imagen de Dios”.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto