Alimentación

CONSULTAS (ALIMENTACIÓN) 

La alimentación (nutrición) de nuestra mascota es uno de los factores más importantes para que sus funcione vitales y organismo se mantengan en equilibrio. La alimentación de un cachorro será completamente diferente que la de un perro anciano.

Una mascota con deficiencias en nutrientes es más susceptible a desarrollar enfermedades, tener cambios de humor, sea mas difícil de educar, etc.

No solo es necesario dar una alimentación con los nutrientes adecuados, sino proporcionar la cantidad adecuada a cada perro de acuerdo a su fisiología, actividad, edad, etc.,

Los animales de talla pequeña maduran antes y alcanzan su tamaño adulto definitivo siendo más jóvenes; de tal modo que un perro que llegue a pesar 5 kg. debería recibir un pienso de cachorro hasta los 6 ó 8 meses y hacer un cambio paulatino a su alimentación definitiva a esa edad.

Sin embargo, a medida que aumenta la talla de adulto del perro, su maduración se hace más despacio y alcanza el peso definitivo con más edad de modo que tiene que recibir una alimentación de cachorros hasta aproximadamente un año. Y finalmente, considerando la gran variación de tallas que hay en la especie canina, no debemos olvidarnos de los animales de talla grande o incluso gigante, que hasta el año y medio ó 2 años no deberían dejar la alimentación específica para animales en crecimiento de estas tallas y pasar a una alimentación de adultos con mayor edad.

Los animales mayores, al igual que los cachorros también tienen unas necesidades nutricionales específicas que debemos cubrir. Dándoles una comida especial para su edad estaremos ayudando a mantener una calidad de vida mayor durante sus últimos años, los piensos pensados para ellos tienen reducidos los niveles de proteína y ciertos minerales para no dañar el riñón y ligeramente incrementada la fibra para favorecer el tránsito intestinal y controlar el peso.

En los piensos para animales mayores o senior, tenemos que tener en cuenta la talla del animal, ya que en este caso sucede a la inversa que en el caso de los cachorros, son los animales de tallas grandes y gigantes los que primero deben cambiar su dieta a una de perros senior, de tal modo que entre los 6 y 7 años tienen que cambiar la dieta y en los perros pequeños haremos el cambio en torno a los 8-9 años de edad.

Algunos animales en ciertos periodos de sus vidas, tienen requerimientos nutricionales distintos a los comunes y éstos están cubiertos por el amplio abanico de piensos que se ofertan en el mercado de calidad.

Por ejemplo, los perros de trabajo, sometidos a estrés, perros de trineo o caza, o simplemente muy activos, tienen un mayor gasto calórico que tiene que estar cubierto por su alimentación, pero no es necesario darle más cantidad de comida, sería un error, ya que el gasto energético es casi exclusivamente calórico y hay que aportárselo en grasa, no debiendo incrementar exageradamente el consumo de proteínas, esta formula existe en piensos específicos de Alto Rendimiento.

Para animales con un ligero sobrepeso o tendencia clara a engordar, también hay alimentaciones en variedades hipocalóricas que sin resultar restrictivas en otros aspectos nutricionales nos ayudan a mantener a nuestra mascota en su peso ideal sin que pase hambre.

Los animales con un algún padecimiento deben recibir siempre una dieta específica de prescripción veterinaria que además de cubrir sus necesidades nutricionales ayuden a sanar a nuestra mascota, para ello, se han creado piensos eficaces como son las dietas de prescripción veterinaria, que sólo un veterinario puede recetar. Estas ayudan a superar los momentos críticos de una enfermedad puntual, problemas intestinales como diarreas o estreñimientos, fases postquirúrgicas y a veces constituyen el pilar básico de tratamientos en enfermedades crónicas.

Es importante tener en cuenta que en el mercado existen diferentes gamas de calidad de piensos, no siendo lo mismo la calidad de los piensos que se pueden adquirir en grandes superficies a los que un veterinario especialista en nutrición animal pueda ofrecer.

Los piensos de Gama Alta están fabricados exclusivamente con ingredientes de alta calidad aptos para consumo humano, utilizando directamente carne o harinas de carne y No derivados o subproductos. En cambio, los piensos de Gamas Bajas no tienen las mismas garantías y están sujetos a las variaciones del mercado en cuanto a su calidad y composición.

De modo que no es lo mismo un pienso que anuncie en su composición tener el 25% de proteínas si el origen de las mismas es músculo magro de vacuno o pollo, que si son garras de pollo o harina de huesos o pezuñas. Porque aun siendo proteínas no son de la misma calidad biológica y no nutren al organismo igual.

De igual modo no necesitaremos las mismas cantidades de comida de una gama u otra, para alimentar a nuestro animal, esto es necesitan una mayor cantidad de pienso de peor calidad para cubrir sus necesidades ya que este es menos asimilable por el organismo del animal y además siempre tendrá ciertas carencias. Por tanto, al necesitar menos cantidad de comida para nutrir completamente a la mascota, esta genera menos residuos, porque absorbe mejor los nutrientes teniendo unas deposiciones más regulares y con un color más obscuro, por lo que el precio final no marca una diferencia estricta con el costo del alimento para nuestra mascota por día.

 

Latas y Comida casera

Cualquier comida con la que finalmente decidamos alimentar a nuestra mascota tiene que estar siempre equilibrada, y cubrir perfectamente las necesidades del animal, esto es algo que difícilmente conseguiremos dándole de comer sobras de nuestra comida, ya que tienen tendencia a ser hipercalóricas y con demasiados azúcares. Por otra parte, los animales tienen preferencia clara por las proteínas y grasas recibiendo insuficiente cantidad de hidratos de carbono. El resultado de esta carencia son unas digestiones más largas, pesadas y difíciles. Sin duda, es ya sabido por todos lo perjudicial que pueden resultar los huesos, como complemento a la dieta.

Los huesos no son comida, sus componentes no se absorben y no nutren al perro y además se transforman en una masa dura, compacta, semejante al cemento dentro del intestino del animal, provocándole estreñimiento, que aparte de dolor al defecar, a veces necesita de intervenciones medicas o incluso quirúrgicas.

Lo que ocurre con la comida de presentación húmeda, (latas, patés y embutidos ) siempre que sean de gama alta no es que estén desequilibradas sino que al no exigir un esfuerzo de la mandíbula para masticarlo favorecen la enfermedad periodontal en nuestra mascota, al no arrastrar de modo mecánico los restos de comida que permanecen en la boca después de comer favorecen la placa bacteriana que finalmente crea el depósito de sarro. El sarro es perjudicial para la salud oral, ya que retrae la encía dejando expuesto el alveolo, causa de dolor e infecciones. Es por todo esto que desde Luposan España aconsejamos el uso de piensos en la alimentación de nuestras mascotas ya que lo consideramos equilibrado nutricionalmente y favorecedor de una adecuada higiene bucal.

 

Los componentes

Desde hace bastante tiempo para nombrar a los piensos se utilizan una serie de dígitos (por ejemplo 29/15 ) estos números nos indican:el primero, el porcentaje de proteínas y el segundo, el porcentaje de grasas contenidas en el pienso. Estos dos componentes junto con los hidratos de carbono (que suponen aproximadamente el resto hasta completar el 100% quitándole la humedad) son considerados macro nutrientes en la alimentación y deben ser tenidos en cuenta o la hora de elegir la comida para nuestra mascota, sin olvidar por supuesto vitaminas y sales minerales que son considerados micro nutrientes por estar en inferior cantidad. A pesar de que un pienso tenga una proporción elevada de proteínas o grasa tenemos que recordar que estas no son necesariamente de alto valor biológico, esto es algo que sólo ocurre en los piensos de gama alta, por eso aconsejamos específicamente su uso. Las proteínas las encontramos en grandes proporciones en alimentos de origen animal tales como carnes, pescados y huevos (de alta calidad biológica), las grasa de origen animal también y las de origen vegetal son los aceites y finalmente los hidratos de carbono que pueden ser de cadena corta (azúcares, poco apropiados para alimentación equilibrada ) o de cadena larga como las fibras digestivas de los vegetales (verduras ) o de los cereales, pastas y arroces que deben estar en una alta proporción.

 

Nuevas investigaciones

Un equipo de investigadores de la Universidad de Uppsala, en Suecia, apunta que los cambios en la dieta de los ancestros de los perros, “los lobos”, que empezaron a consumir alimentos ricos en almidón con el desarrollo de la agricultura, fueron “cruciales” en su domesticación hace 10.000 años, según un estudio publicado hoy por Nature.

Los genes de los lobos “se adaptaron” a una dieta que dejó de basarse únicamente en la carne para asimilar alimentos con alto contenido de almidón. El almidón es una molécula presente en las plantas y constituye aproximadamente entre el 70 y el 80 por ciento de las calorías que los humanos consumen en todo el mundo, un elemento que estos animales incluyeron en su menú en la misma época en que los primeros hombres comenzaron a desarrollar sus cultivos.

“Los restos de los humanos, incluyendo los alimentos ricos en almidón, pueden haber atraído a estos lobos hacia nosotros. Esto significa que la comida puede haber iniciado el proceso de domesticación”, explicó a Efe Erik Axelsson, autor del artículo.

Tanto humanos como lobos adaptaron sus genes para poder ingerir este alimento habitual en el entorno y poder sobrevivir, y la preferencia por el almidón acercó a los primeros perros hacia los asentamientos, un proceso que cambió incluso su comportamiento.

“Seguir el rastro hasta el poblado implica que perdieran la timidez, así no tenían que gastar energía huyendo a menudo de los humanos”, apuntó Axelsson, quien asegura haber comprobado que los genes modificados por la dieta afectaron al sistema nervioso de esos animales, haciéndolos más tranquilos.

Tras la adaptación al almidón, los cachorros de lobos salvajes habrían sido adoptados por los primeros humanos sedentarios para vigilar el poblado por la noche y protegerlos de amenazas externas, una relación con la que se forjó el papel del “mejor amigo del hombre” hace 10.000 años.

Aunque el perro es presentado como el compañero fiel del hombre, el estudio sugiere que ese papel podría sido arrebatado por los gatos, cuyo acercamiento también está relacionado con la agricultura, aunque a ellos no les interesaba el grano, sino los animales que se alimentaban de él, como los ratones.

La similitud entre los aparatos digestivos de humanos y perros, reforzada con este descubrimiento, podría aportar luz a enfermedades como la diabetes, una vez que se profundice su estudio en los perros.

El cambio que ha sufrido el perro en la sociedad en los últimos 50 años ha sido muy drástica, ya que de ser un animal de trabajo a pasado a formar parte de la familia, provocado una nueva industria a nivel mundial. “alimentos y complementos para perros”, esto ha traído de la mano una serie de investigaciones relacionadas con la alimentación, organismo y metabolismo, entre otros.

Desde hace unos pocos años la investigación acerca de la nutrición animal ha sufrido muchos avances, y cosas que antiguamente se creían correctas ahora están consideradas obsoletas e incluso perjudiciales, como por ejemplo la adición o suplementación de calcio en los animales, actualmente las investigaciones nos aconsejan mantener un equilibrio adecuado en la proporción calcio / fósforo. Esto es especialmente importante en los animales en crecimiento, sobretodo de razas grandes o gigantes donde la suplementacion con calcio sería muy perjudicial ya que favorecería una osificación temprana de los huesos largos con un cierre prematuro de las líneas de crecimiento óseo, lo que conlleva una mayor angulación de las articulaciones en las extremidades que aumentan el sufrimiento articular generando Artrosis. Para todo ello los piensos de crecimiento en animales de talla grande están correctamente balanceados en Calcio / Fósforo. Además vienen suplementados con protectores articulares (Glucosamina y sulfato de condroitina) aunque esto último conviene hacerlo separadamente de la dieta para un mejor ajuste de la dosis a administrar.

Existen otras líneas de investigación que apuntan hacia la conveniencia de la suplementación de las dietas animales con Ácidos Grasos Esenciales, estos entre otros beneficios ayudan a tener una piel y un pelo sanos, brillantes y lustrosos, esto no es un factor puramente estético sino que previenen la aparición de dermatitis seborreicas y ayudan a una muda rápida y libre de picores porque la piel está más sana.

EL ORIGEN DE LOS PIENSOS NO EXTRUSIONADOS

Hace más de 50 años, en Alemania, el fundador de Markus-Mühle® y su hijo con un grupo de ecologistas alemanes, amantes de los perros (criadores, investigadores, nutricionistas, educadores, veterinarios y naturópatas de animales) se unieron para hablar de la alimentación natural canina. Todos ellos coincidían en que la alimentación juega un papel importantísimo en la salud y longevidad de nuestras mascotas. Al no estar satisfechos con lo que ofrecía el mercado, con el hijo del fundador como cabeza del proyecto, decidieron formular un pienso lo más cercano posible al alimento original del perro. Éste pienso debería llevar ingredientes muy naturales y de alta calidad y el proceso de elaboración debería ser en frío para no desnaturalizar y proteger las proteínas, vitaminas, aminoácidos, aceites esenciales y así conservar también el aroma natural de las materias primas.

Así poco a poco, nació el pienso con su primera marca: “Natural Markus-Mühle®”, el primer pienso (1960 apróx.) sin extrusionar, natural y artesanal pensado en la salud y longevidad de nuestras mascotas y la alegría que esto brinda a las personas que amamos a nuestros perros. De este descubrimiento, surgió más tarde la marca Luposan® y muchos otros piensos producidos por Markus-Mühle®, entre ellos nuestro Natural-Extra® formulado por Conrado pero con la misma base de todos los piensos de Markus-Mühle®.

Markus-Mühle® y Luposan® solo producen piensos de 1ª calidad con distintas variedades y marcas. Le empresa no produce piensos de "segunda o tercera categoría".

Natural-Extra® es una gama de piensos que tiene en cuenta la climatología de España y del sur de Europa, a diferencia de piensos  producidos en países fríos como Alaska, Rusia, Canadá, etc., que llevan  mucha más proteína, grasa y otros extras debido al clima, lo cual no siempre puede ser lo más apropiado para nuestros perros europeos.

 

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto