Comedero antiansiedad

El comedero terapéutico es ideal para perros glotones, por su diseño circular con divisiones simétricas. Estas divisiones dificultan el acceso del perrito a la comida, con lo que conseguimos que coma más despacio. Al plantearle un reto a la hora de comer, hacemos que se distraiga y rebaje su ansiedad.

Fabricado en cerámica de alta calidad, sin plomo y con un baño de esmalte.


INFORMACIÓN GENERAL

El comedero antiansiedad se ha desarrollado para normalizar los hábitos alimentarios de nuestros perritos. Una forma de comer ansiosa y rápida provoca muchos problemas en los perros: vómitos, atragantamientos, torsión de estómago, sarro. Durante la fase de desarrollo de este producto, el comedero se probó con 100 perros bajo supervisión veterinaria, para comprobar si evitaba la voracidad. Este proceso duró aproximadamente dos años. Al final, los resultados fueron excepcionales: perros que tardaban 20 segundos en engullir su ración en un comedero normal (200 g de pienso seco), con el comedero terapéutico tardaban entre 4 y 5 minutos.

El comedero antiansiedad simula las dificultades que tenía el lobo para conseguir la comida. Ayuda a que el perro coma más despacio, presentándole un desafío mental para conseguir la comida. Esto es beneficioso especialmente para perros muy activos o muy nerviosos.

Al estar hecho con terracota esmaltada, pesa más que si fuese un comedero de plástico u otro material económico. La ventaja es que el perro no puede moverlo de un lado para otro con facilidad, cosa que sí puede hacer con un comedero de plástico. El esmaltado lo convierte en mucho mas higiénico que uno de plástico.

RECOMENDADO PARA

  • Perros que comen con mucha ansiedad
  • Perros activos o muy nerviosos
  • Perros glotones
  • Las personas que quieren retar a sus perros en cada momento

 

CARACTERÍSTICAS

Realizados en cerámica de Córdoba, con tradición alfarera centenaria. En hornos de caldeo indirecto para arcilla de terracota de alta calidad, moldes de hierro forjado con baño final de esmaltado.

 Disponible en dos tamaños:

Pequeño, de 15 cm de diámetro y aproximadamente 470 g de peso.

Grande, de 21 cm de diámetro y aproximadamente 1200 g de peso.

Colores disponibles: blanco, azul, rojo, marrón jaspeado y verde.

SUGERENCIAS

Recomendamos tener cuidado en el momento de lavarlo, ya que un golpe fuerte lo puede astillar o romper. Se puede lavar en lavavajillas. Es un producto artesanal, ideal para que las mascotas ansiosas controlen su forma de comer.

Nuestro perro no comía, aspiraba literalmente la comida. Con el comedero terapéutico empezó a comer más despacio, e incluso hay ocasiones en que lo veo por fin masticar.

 

Tengo un bulldog inglés, y por su fisonomía, con este comedero solo puede usar la lengua para sacar los pellets. Es genial, aunque a veces se enfada y se aleja, le puede más el hambre y la tozudez y regresa a terminarse su ración.

 

A mi perro, el primer comedero le duró una comida. Se enfadó tanto por no poder devorar que lo estrelló. Lo intentamos de nuevo y le pusimos una base de silicona. ¡Lleva mucho tiempo y sin un rasguño!

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto